Uno de los principales problemas que ocasiona la técnica de punción seca es el dolor post-punción. La primera vez que un fisioterapeuta siente este dolor, piensa, “no voy a pinchar nunca aun paciente”; “cómo duele…” y cuando encima lo prueban en los gemelos, la creencia se hace más potente, ya que la sensación de agujetas es exponencial.

 

En Septiembre de 2015 tuve la oportunidad de charlar con Jan Dommerholt; en un Congreso en Washington acerca de este tema. Jan, gran entendido en la materia me decía que el dolor post-punción es positivo, nunca es malo; su razonamiento es tan simple como creíble; “el dolor post-punción son agujetas, y la gente tiene sensación de un buen trabajo cuando después de entrenar en el gimnasio, sale con sensación de agujetas, porque lo entienden como si hubieran realizado un gran entrenamiento; además tienden a desaparecer”. Hasta aquí, poco que discutirle al bueno de Jan… pero y aquellas personas que no han realizado ejercicio físico o no les gusta el deporte y no lo han sentido nunca?

 

Nos pusimos manos a la obra, revisión de la literatura con un par de estudios clínicos sobre el PGM latente (Martín Pintado et al 2015); y poco más…. A por ello, tenías que hacer un ECA que complementase lo ya publicado. En nuestra formación, siempre recomendamos hacer algo después de la punción para reducir el dolor post-punción, pero cierto es que la no intervención es tan válida como necesaria en el ámbito científico, ya tenemos un grupo; otro debía ser “su hermano de batalla”, un efecto placebo; para ello y gracias a la casa de Helios Electromedicina, nos cedieron un equipo de ultrasonidos vacío, segundo grupo. Y el tercero, debíamos meter algún tipo de ejercicio activo, y qué mejor que un excéntrico; ya que sabidas sus propiedades, es el que mejor responde a las necesidades de estirar el sarcómero previamente acortado, la banda tensa.

 

Reclutamos a pacientes con patología de hombro que presentaran un PGM activo en el Infraespinoso y nos pusimos manos en aguja. Tras varios meses de trabajo, acabamos por tomar todas las muestras, 104 pacientes en el estudio, y al final resultados muy positivos para el grupo de los excéntricos; ya que éstos datos revelaron diferencias significativas respecto a los otros grupos, en las mediciones post-intervención, 24h y 48h. Lo que nos hace incluir una técnica activa después de la punción seca, por lo menos en las intervenciones que se hagan sobre el hombro.

 

Todos los estudios requieren la ayuda de mucha gente, en este caso quiero que sirva esta entrada en el Blog para reconocer el trabajo de dos alumnas de 4º de Fisioterapia de la URJC que se volcaron con el proyecto y forman parte, como no podía ser de otra forma, de los autores del artículo que en breve saldrá publicado; Laura y Vicky. Gracias por vuestra ayuda!!

 

Fdo. Jaime Salom

Dr. Fisioterapia. Universidad Rey Juan Carlos (Madrid)

Coordinador investigación y docencia de la Cátedra.